el palo

viernes, 18 de enero de 2008


Hoy puse en el mp3 un viejo disco de Los 7 Delfines -Nada Memorable- que no escuchaba casi desde que salió, hace 15 años, y pensaba en lo siguiente:
1) ¡cuánto me gustaba la banda! ¡y qué buen disco, un gran tema tras otro!
2) ¿qué será de la vida de Ricky Sáenz Paz, en ese entonces bajista de L7D, persona adorable y mi profe de stick?
3) ¿cómo carajo ocurrió que me deshice de dicho instrumento?
E inevitablemente me dieron ganas de tocar nuevamente el palo.

Ya se me van a pasar.

Por lo demás, la banda sigue igual: cargándose a full de actitud Gastón Gaudio en las más absolutas inactividad kinética e inquietud mental. Como debe ser.

8 comentarios nada más:

Criminal dijo...

La Gaudiosidad al palo.

Zoe dijo...

La banda está como el Australian Open.

cuti dijo...

algo así, crimi.

no sé si entendí bien, zoe, pero si hay algo que nunca nos va a faltar es glamour.

Zoe dijo...

lo decía por la inquietud mental. ofendí a alguien?

cuti dijo...

para nada; al contrario, sobrestimó al canguro open.

p. de pau dijo...

mire cuti, si yo estoy tomando clases de ballet bien usted puede volver a comprarse un stick, que como bien dice es una hermosura de instrumento.

Danixa dijo...

Che, cuti:
a) Tenes demasiadas páginas, me mariaste oficialmente.
b) qué buen nombre actitud gaston gaudio.
c) jua, una vez hace siglos, le hice una nota a Ricky Sáenz Paz.
d)"inevitablemente me dieron ganas de tocar nuevamente el palo": ay, OBVIO que no voy a hacer el chiste pedorro y fácil.

cuti dijo...

claro que puedo, poleta, y en algúuun momento lo voy a hacer, pongalé.

che, danixa:
a) dos están RIP y en las otras sólo soy parte del team.
d) no esperaba otra cosa de ud.